sábado, 18 de noviembre de 2017

los desastres del cariño


Mirar no siempre significa saber ver. Para ver es necesario no estar muy cerca. La cercanía ciega y cuando sucede a lo largo de muchos años, y sigues mirando con la misma distancia aunque esté lejos, la retina se resiente.

No hay nada que intranquilice más que ver que el paso del tiempo coloca los mismos defectos, pero magnificados sobre el cliché que has establecido por ceguera. En ocasiones. la imagen que tenemos enfrente es el perfecto espejo de nuestras ignorancias.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

rodeada de agua


Llévame lejos para que no me apoye en el pasado,
sacude el paso oscilante que se adhiere a mis pies,
Envuélveme con la lluvia fria del norte
y liberame de ese movimiento de ola tan cansado.
Repitiendo el ir y venir
Y dejando espuma que no lava 
ni siquiera los momentos pisados por el tiempo

dejame esperar en esa isla
hasta que suba la marea

domingo, 5 de noviembre de 2017

autista tecnológica



Cada día estamos más desconectados de lo real y más conectados en nuestras soledades. En el metro, en la calle, en casa, somos solitarios llenos de ruidos exteriores. 
Puede ser que la llegada de la tecnología, la repetición de noticias, el cine en casa, nos hayan hecho más libres, menos aburridos, pero con la ansiedad propia del que lo tiene todo. No hay nada que se desee más que lo que no se tiene.

Soy una compulsiva lectora y veedora -si es que existe esa palabra- de todo lo que siempre soñé: ver el mundo sin pasar por el jet lag. He sido una persona muy interesada en todo y sobre todo en los demás. El tiempo que cura incluso lo que es bueno, me ha dejado ver que uno es quién es por sus alrededores. Compulsiva, inmersa en el "todo" y confusa, me he convertido en una autista tecnológica. 

Estoy a punto de no arrepentirme.

foto Max Crabtree

miércoles, 25 de octubre de 2017

mi familia es anónima



Segun estudios de esas Universidades americanas que pueden ser la de Oregon o Cincinatti o vaya usted a saber, se ha descubierto que " los hijos únicos inevitablemente serían niños egoístas, difíciles y que tendrían menos práctica manejando conflictos con sus pares. Al crecer solos con dos adultos siempre pendientes de ellos tendrían una alta posibilidad de volverse egoístas y autocentrados. También se pensaba que serían niños que no sabrían compartir ni socializar con los demás".

Pues bien en mi caso es cierto. 

A la vez dicen que somos más inteligentes y creativos, y también es cierto. Lo que no aclaran es que grado de inteligencia es. Soy una inteligente muy tonta.

Y como me gustan las fotos pero no las familiares puesto que al ser pocos los llevo revelados en platino en mi cabeza, no guerdo fotos. Así que voy reconstuyendo una historia familiar con desconocidos. Las compro en mis viajes y mercadillos. Sobre todo en París que son muy fotogénicos. 

Ahora me han dado el placer de exponerlas en la casa de René Char-el poeta francés- con una exposición de Jacques-Henri Lartigue, que retrata a familiares y amigos en un mundo feliz. Seguro que me contagia la alegría.


n descubierto que " los hijos únicos inevitablemente serían niños egoístas, difíciles y que tendrían menos práctica manejando conflictos con sus pares.
Al crecer solos con dos adultos siempre pendientes de ellos tendrían una alta posibilidad de volverse egoístas y autocentrados. También se pensaba que serían niños que no sabrían compartir ni socializar con los demás".
Pues bien en mi caso es cierto. 
También dicen que somos más inteligentes y creativos, y también es cierto. Lo que no aclaran es que grado de inteligencia es. Soy una inteligente muy tonta.

Y como me gustan las fotos, pero no las familiares puesto que al ser pocos los llevo revelados en platino en mi cabeza, no guardo fotos. Así que voy reconstuyendo una historia familiar con desconocidos. Las compro en mis viajes y mercadillos. Sobre todo en París, que los franceses son muy fotogénicos. 

Ahora me han dado el placer de exponerlas en la casa de René Char -el poeta francés- junto con una exposición de Jacques-Henri Lartigue, que retrata a familiares y amigos en un mundo feliz. Seguro que me contagia la alegría.
-->

domingo, 22 de octubre de 2017

Una foto es un cruce de miradas




Un retrato es un cruce de miradas. Porque la fotografía no es sólo el que mira, sino el que es mirado. Los retratos no necesariamente relatan a el fotografiado, sino que dicen también quién es el fotógrafo.Toda imagen se compone de miradas.

El espectador percibe algo frente a una foto, tan solo después de una cierta reflexión y análisis de la trama visual se puede poner en palabras los resortes de la fuerza expresiva de la fotografía.

En el retrato es lo mismo: Los ojos buscan los ojos. Porque fotografiar es mirar y es también la mirada del otro. Y las cámaras son el intermediario entre dos miradas. Una escrutadora, que busca y otra que responde.

Si el que mira y el que es observado se encuentran, ahí está la fotografía. Incluso, no tienen que ser retratos de rostros frontales, sino que el encuentro debe posibilitar el conocimiento de quién es quién, aunque esté de espaldas.

(Foto Diana Markinson)

miércoles, 18 de octubre de 2017

Lunita llegará saltando


Lunita se ha marchado a un reino de murallas altas, pero que cuenta con un gran inconveniente: el clima, pues sopla mucho viento, está oscuro y hace frío. Su mayor ventaja es todo el tiempo libre que ofrece. Está justo ahí abajo, debajo del mundo, y es el lugar de descanso de las almas inmortales. Más importante aún: es donde los muertos aguardan una nueva vida, una segunda oportunidad, donde esperan ser recordados, donde esperan renacer en la mente de los vivos. Es un lugar de esperanza.

Y seguro que hay chuches y mucha comida, y un periódico donde colocarse con el olor de la tinta. 

jueves, 12 de octubre de 2017

los instantes efímeros





Se trataba del instante, ese que me encantaba, el exquisito instante anterior a cualquier acto, cuando todo aún es posible.
Uno que sucede cuando la  la vida tome ese u otro derrotero, hacia el dolor o la dicha, hacia un tipo u otro de permanencia. Era un instante maravilloso, seductor, un instante que valía la pena preservar, y que sabía que ella lo sabía, y quería que durara tanto como deseaba que durase.

(foto partisana)