viernes, 19 de enero de 2018

están ahí y no las oyes



Llevo dentro de mí mucha poesía; es, cómo decirlo, las otras vidas de mi vida. No es gran poesía es simplemente la tristeza del vivir y la alegría de seguir haciéndolo.

Lo que realmente dirige tu vida es el accidente. Algo que te pasa y te muerde el cuello y te despierta la conciencia. Algo lleno de verdad, crueldad y pasión. Algo que en el fondo siempre esperas, y cuando llega, o te mata o te devuelve a la vida real.

Y la llevo dentro y en ocasiones la expongo aquí, porque hay palabras que no pueden decirse si alguien no necesita oirlas.

Foto Dillon Marsh.

sábado, 13 de enero de 2018

Tengo micro-ambiciones




Todos hablamos de cuales han sido nuestros sueños. Bien, si tienes algo que siempre quisiste hacer, en lo que siempre has soñado, como de corazón, ¡ve a por ello! 

Después de todo, es algo que hacer con tu tiempo, perseguir un sueño. Y si es uno suficientemente grande, te llevará la mayor parte de tu vida alcanzarlo, así que para cuando lo consigas y estés observando el abismo de la falta de sentido de tu logro estarás casi muerto, así que no importará. Yo nunca tuve realmente uno de esos grandes sueños. 

Abogo por la dedicación apasionada a la consecución de metas de corto plazo. Sé micro-ambicioso. Deberías tener cuidado con los sueños a largo plazo. Si enfocas muy lejos hacia adelante, no verás esa cosa brillante por el rabillo del ojo. 

miércoles, 3 de enero de 2018

ordenes mudas.




“Escribe”, me dijiste.

Y yo cogí lápiz y papel

Pensando que querías dictarme algo.

“Escribe”, repetiste.

Y te quedaste callada como un icono.

Y yo he empezado a escribir

Tu silencio

Tu silencio del que fluye todo,

Tal como fluye la sangre de la herida».


-Ana Blandiana, de “Mi patria A4” 

jueves, 28 de diciembre de 2017

hay que saltar, incluso al precipicio.



Lo sé. Sé que nunca más encontraré nada ni nadie que me inspire pasión. Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera… Hasta hay un momento, al principio mismo, en que es preciso saltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Sé que nunca más saltaré.

Ahora voy a ir por lugares seguros, personal tranquilas y un poco inquietantes (ya sé que es incompatible, pero las hay), conversaciones sobre "el todo"  y hablando de "lo único".

domingo, 24 de diciembre de 2017

dos empleados nuevos

Llevo tiempo queriendo dejar los blogs, pero como me ocupan muy poco tiempo- que es lo que más me importa- sigo con ellos porque para mí forman parte de mi vida cotidiana como el ducharme o cepillarme los dientes. 

Es una suerte de archivo de propósitos, despropósitos, decepciones, alegrías, euforía, y sobre todo, un archivo sentimental de aquellas cosas que de verdad pienso y me importan. El año que viene en esta especie de web  estarán dos empleados nuevos. 
Aquí los tenéis.

En la cadena de la evolución, son los que guardan lo mejor del ser humano

sábado, 23 de diciembre de 2017

la lotería del vivir




Hay momentos de nuestra vida en que el mismo vivir puede presentarse con las cualidades de la sencillez y la ligereza y, en otros, de la dificultad y lo arduo. Hay veces en que solo vivimos, sin más y dejamos que la existencia y sus circunstancias fluyan, pero no menos cierto es que en ciertos periodos oponemos resistencia, cuestionamos, dudamos –nos complicamos la vida.

Cuanto más vivimos más se complica. O menos, si tienes la suiciente inteligencia para ver que pese a que tuviste complicaciones, dolores, desamores, atracos, robos etc, has llegado hasta aquí. Cuando sabes que lo inevitable llega, aún cuando creas tener todo controlado, sabes que vivir es complejo y también una casualidad. Una bola de la lotería que tienes hasta que pierdes el décimo.