miércoles, 18 de octubre de 2017

Lunita llegará saltando


Lunita se ha marchado a un reino de murallas altas, pero que cuenta con un gran inconveniente: el clima, pues sopla mucho viento, está oscuro y hace frío. Su mayor ventaja es todo el tiempo libre que ofrece. Está justo ahí abajo, debajo del mundo, y es el lugar de descanso de las almas inmortales. Más importante aún: es donde los muertos aguardan una nueva vida, una segunda oportunidad, donde esperan ser recordados, donde esperan renacer en la mente de los vivos. Es un lugar de esperanza.
Y seguro que hay chuches y mucha comida, y un periódico donde colocarse con el olor de la tinta. 

jueves, 12 de octubre de 2017

los instantes efímeros





Se trataba del instante, ese que me encantaba, el exquisito instante anterior a cualquier acto, cuando todo aún es posible.
Uno que sucede cuando la  la vida tome ese u otro derrotero, hacia el dolor o la dicha, hacia un tipo u otro de permanencia. Era un instante maravilloso, seductor, un instante que valía la pena preservar, y que sabía que ella lo sabía, y quería que durara tanto como deseaba que durase.

(foto partisana)



domingo, 8 de octubre de 2017

jueves, 5 de octubre de 2017

Soy punk sentimental



Vivimos en un mundo raro, donde odio y cinismo se consideran discursos inteligentes y si hablas de sentimientos suenas como un idiota. La emoción es el antídoto, es el nuevo punk.

Siempre quise ser punk, y ahora que el mundo es cínico y los sentimientos líquidos me he vuelto rebelde, creo que con causa.

Radical, en el amor. Ligera en las ideologías, anarquista y educada ciudadana. Sin guitarra y con música.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Mi casa y mi corazón son mi patria



No amo mi patria porque sea la mía, sino porque me resulta hermosa. Tengo sentido de patria, pero no patriotismo.
No estoy orgulloso de alguien porque pertenezca a mi raza.
No intervengo a favor de alguien porque casualmente pertenezca a la misma familia que yo.

Tampoco tengo conciencia de estamento, ni me avergüenzo porque también entre los poetas haya desvergonzados e hipócritas.
Nunca me sentí camarada de alguien porque casualmente tuviera la misma graduación; nunca fui colega de nadie porque se hubiera sentado en el mismo banco de la escuela.

Tampoco amo la humanidad en cuanto conjunto; sino sólo a unos pocos hombres individuales.
No me siento solidario con nadie porque pertenezca a la misma nación, al mismo estamento, a la misma raza o a la misma familia que yo; es exclusivamente una cuestión personal con quién deseo sentirme emparentado; no reconozco ninguna obligación innata en esta cuestión.

Yo tengo conciudadanos en cada nación, camaradas en cada estamento y hermanos que ni siquiera sospechan de mi existencia.
(Ensayos y aforismos Arthur Schnitzler )

Con cosas así camino muy cómoda por la vida.

sábado, 30 de septiembre de 2017

el alma regresa el corazón tarda

 



Hay una mañana en que regresa el alma a su sitio, el futuro se congenia con el presente –en realidad qué importa el futuro, excepto la nostalgia ya mencionada-, se abre delante tuyo el cielo; otro cielo y oteas  el horizonte, la claridad: las nubes que eran de plomiza y gris incertidumbre dan paso a radiantes certezas. Mis ojos me pasan a mirar a otros ojos, sin quemarme. La alegría como deber diario.

Y más allá de ese momento, vuelve el pasado del que hay que intentar despegar. Somos momentos contruidos sobre ruinas. 

( Fotografía Christopher Porter)






martes, 26 de septiembre de 2017

enfriar los recuerdos



El otoño está instalado en mi corazón.
Todo silencio tiene un nombre.
Lo mejor de los recuerdos es que son pasado.
Mi problema es que nunca fui de gustar más o menos; o gusto mucho o no gusto. 
Más o menos siempre los que te han amado más lo hacen menos.
Un día infinito es el que es igual todos los días.
Sin embargo los días iguales parecen durar menos de 24 horas.